En el principio fue la palabra.
Maruja Vieira la hizo cumplir su destino. La circundó de una atmósfera luciente, le infundió vida,
formas sublimes y un poder mágico de comunicación, de sugerencias claras, cargadas del gran sentido de lo bellamente inaccesible.

Baldomero Sanín Cano, 1953